Por EFE

Lisboa. – Miles de católicos se encuentran hoy en Fátima en la peregrinación más importante del año en Portugal, que es también una preparación para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que acogerá este país en agosto con la presencia del papa Francisco.

La JMJ tendrá lugar en Lisboa y la vecina Loures entre los días 1 y 6 de agosto, aunque también está previsto que el líder religioso visite el Santuario de Fátima, donde, según la tradición católica, la Virgen se apareció a unos niños por primera vez el 13 de mayo de 1917.

A menos de 100 días del macroevento católico, cerca de 230.000 personas se han trasladado hasta esta localidad lusa participar en las varias misas y ceremonias religiosas que en esta ocasión están siendo presididas por el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin.

La guerra en Ucrania y los abusos sexuales en el seno de la Iglesia son los dos grandes temas que han copado las oraciones de los fieles.

«Cuando no se encuentra una alternativa a la violencia, a la guerra, al odio fratricida, a la exclusión, a la marginalización, entonces la esperanza de un cambio radical y de un futuro diverso y bueno es simplemente imposible», afirmó Parolin durante la celebración de la vigilia, anoche, en el santuario.

Parolin también presidió la peregrinación de octubre de 2016, meses antes de que el papa visitara Fátima con motivo del centenario de las apariciones.

Los peregrinos incluyeron en sus plegarias a las víctimas de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia y por la «falta de verdad», y pidieron que la institución «se convierta, sinceramente pida perdón y busque justicia», según divulgó la agencia de notícias Ecclesia, de la Conferencia Episcopal Portuguesa.

La Iglesia lusa se enfrenta a una «nueva fase» en el combate y prevención de la pederastia entre sus miembros, según afirmó recientemente la CEP, tras la divulgación de un estudio el pasado febrero que cifra en más de 4.800 las víctimas de este crimen en el país en los últimos 70 años.

Sin embargo, la postura de la Conferencia ha sido criticada ampliamente en el país -incluido por el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa-, ya que ha dejado a criterio de cada obispo la decisión de apartar o no a los sacerdotes señalados en ese estudio.

Sobre este tema, Parolin afirmó este viernes en rueda de prensa que la investigación de estos casos debe ser marcada por «la verdad y transparencia», así como la prevención, aunque reconoció que no se podrán evitar todos los casos.

Por - Redaccionando

El periódico digital de los dominicanos - Un medio de Estado Mental Group. 📲 WhatsApp (849) 409-9768 📩 [email protected]