Por EFE

El Partido Republicano lleva a cabo este martes un nuevo intento de elegir a su candidato a presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el «speaker» en inglés, con siete candidatos y tras dos intentos fallidos en las últimas semanas.

Mientras que el lunes se barajaban ocho nombres, en las últimas horas se han retirado dos: el congresista de Pensilvania Dan Meuser abandonaba la carrera anoche y el representante de Alabama Gary Palmer lo hizo esta mañana.

«Trabajaré con el próximo ‘speaker’ sobre las ideas que he expuesto para que el Congreso pueda unirse y hacer el trabajo para el que el pueblo estadounidense nos envió aquí», afirmó este último en un mensaje en la red social X, antes Twitter.

Este martes tiene lugar la votación interna para decidir qué candidato de los siete optará al puesto y se enfrentará, en una votación en el pleno, al actual líder de la minoría demócrata, Hakeem Jeffries, apoyado por toda su bancada.

Todo ello tres semanas después del caos desatado después de que el pasado 3 de octubre Kevin McCarthy fuera destituido tras una moción en su contra presentada por el radical Matt Gaetz, de esa misma formación.

En declaraciones a CNN, McCarthy afirmó esta mañana que «tiene que haber consecuencias» para los ocho republicanos que facilitaron su caída, a quienes describió como «los ocho locos liderados por Gaetz».

A su llegada a la Cámara Baja este martes, el representante de Florida Byron Donalds, que es uno de los siete candidatos, afirmó que confía en ganar la nominación pero que en caso de no ser elegido respaldará al seleccionado.

«He sido muy claro, ya sea Kevin, Steve o Jim, todos han tenido mi apoyo, y quienquiera que sea nuestro nominado tendrá mi apoyo. Sólo espero que esa persona sea yo», dijo Donalds, quien aseguró que «hoy» se elegirá al presidente de la Cámara.

También en declaraciones a CNN a su llegada a la Cámara de Representantes, el representante republicano Doug LaMalfa, aliado de Kevin McCarthy, dijo que considera que tres de los ocho entonces candidatos a oradores son capaces, pero McCarthy sigue siendo el «mejor calificado» para el puesto.

«Lo reduciría a unos tres realmente capaces. Hay otros que no sé qué están haciendo», apuntó. Todos ellos participaron el lunes por la noche en una sesión interna en la que explicaron su propuesta para el partido y el porqué deben ser elegidos.

La jornada de hoy aspira a poner punto y seguido al caos interno que vive el partido conservador desde hace tres semanas.

Tras la caída de McCarthy, en un primer momento la formación eligió como aspirante a su actual «número dos» en la Cámara, Steve Scalise, pero este se retiró antes incluso de llevar la votación al pleno, al constatar que no iba a tener los apoyos necesarios.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara, Jim Jordan, le sucedió en esa liza, pero acabó abandonando esa ambición después de que el boicot interno de una veintena de sus compañeros de bancada le impidiera salir elegido.

En la votación que hubo el pasado martes en el pleno logró 200 apoyos, 17 menos de los que necesitaba; el miércoles se hizo con 199 y el viernes esa cifra descendió a 194, forzando que dejara de ser el candidato.

El plazo para postularse dentro de las filas republicanas concluyó el domingo a mediodía y nueve legisladores dieron un paso al frente, incluido Austin Scott, que ya se había presentado contra Jordan pero perdió en la votación interna.

Scott y el «número 3» de los republicanos en la Cámara Baja, Tom Emmer, son los únicos dos de los 9 aspirantes que votaron a favor de certificar los resultados de las presidenciales de 2020, en las que el demócrata Joe Biden se impuso al republicano Donald Trump (2017-2021), que entonces era el inquilino de la Casa Blanca.

Emmer es además el único a favor del matrimonio homosexual, y uno de los cuatro – junto a Scott, Pete Sessions y Jack Bergman – a favor de seguir suministrando ayuda a Ucrania, en un momento en que en ese partido persisten las voces de que no debe ser un «cheque en blanco».

La lista de aspirantes está integrada también por Kevin Hern, Byron Donalds y Mike Johnson.

La presidencia interina está en manos del conservador Patrick McHenry, pero hasta que no haya un nuevo «speaker» no se pueden aprobar nuevas resoluciones o proyectos de ley en un momento en que deben cerrarse los presupuestos del actual año fiscal y en que está pendiente autorizar más ayuda a Ucrania o a Israel.

Por - Redaccionando

El periódico digital de los dominicanos - Un medio de Estado Mental Group. 📲 WhatsApp (849) 409-9768 📩 [email protected]