Diana María García es el ejemplo de madre soltera entregada y forjadora. Limpiando vidrios de los vehículos que transitan en la Núñez de Cáceres esquina John F. Kennedy, la dama, de 49 años, busca el sustento de su familia.

Con el deseo y anhelo de poder tener un mejor empleo, la señora cuenta que aunque no le gusta este trabajo por los múltiples riesgos a los que se expone, es el medio que tiene para poder mantener a su hija y dos nietas.

Su realidad es desgarradora, puesto que comenta a elCaribe que tiene que mantener a su hija y a dos hijos de esta porque el padre de las criaturas las abandonó. Según cuenta, su hija no se sabe “desenvolver”.

“Ahora aquí, limpiando vidrios mantengo a la más chiquita de mis hijas porque el tíguere ese (el que era marido de su hija) me la devolvió con dos muchachos  y ya usted sabe; la responsabilidad de él tengo yo que asumirla porque no quiere dármele nada ni a ella ni a la niña”, cuenta.

Antes vendía café en el Mercado

Antes de dedicarse a la limpieza de cristales de vehículos en el referido lugar, Diana María García vendía café y cigarrillos en el Mercado Nuevo, pero señala que era de madrugada y vivía en constante peligro.

“Yo hago esto por obligación porque no tengo un marido que me lleve el sustento a mi casa. Tengo una responsabilidad de una hija que tiene su mente de niña, no se sabe desenvolver. Entonces, yo como madre la estoy ayudando. Tengo ese compromiso de mantenerla a ella y a una niña que tiene 6 años. Por eso limpio vidrios, porque si yo encontrara algo de otra vía de cómo yo mantenerme y mantener a mis niñas, pues yo dejo esto”, dice.

Reside en el barrio La Mina de Los Guaricanos, en el municipio Santo Domingo Norte. Pero ahora, su casa, aunque es propia, sufrió daños por las recientes lluvias.

“Yo quiero una ayuda porque ahora con el ciclón el ranchito se me fue abajo todo. Estoy hasta descobijada y destechada. Así que tengo que estar durmiendo esperando a que Dios me ayude con la limpieza de mis vidrios y si no la ayuda del Gobierno o de alguien más para volver a hacer mi ranchito porque en el ciclón se me desbarató. Ahora nada más como quien dice está el cuadro y parte de las hojas de zinc”, explica.

Por - Redaccionando

El periódico digital de los dominicanos - Un medio de Estado Mental Group.

A %d blogueros les gusta esto: